MI NIÑA



No suelo pensar en mi cuerpo en términos de tiempo porque creo que es una forma de condicionarme. Tengo la creencia de que mis células obedecen a todo lo que pienso y que mi mente viene a ser para ellas,lo que el universo es para nosotros.Interpreto la máxima de Hermes Trimegisto "como es arriba,es abajo" imaginando que la divinidad(mi mente) bendice la tierra (mi cuerpo) y en ello no entra el elemento tiempo.

En todas las etapas de mi vida,ha estado presente mi niña interior.A mi niña le gusta el juego,la risa,el gozo y sobre todo,ser escuchada.Con el tiempo, también ha ido creciendo en mi una mujer adulta que ha aprendido a navegar entre marejadas y calmas chichas,sin ignorar la voz de la niña que, una veces entre el miedo y la tristeza,otras desde el entusiasmo y la alegría siempre se ha hecho oír.

Mi niña siempre tiene y tendrá un lugar privilegiado en mi vida,porque ella es la fuente de todas mis alegrías,de toda la magia y frescura que pueda acontecer en mi existencia.Solo a través de ella mi cuerpo y mente se unen en celebración con otros y la vida en general.