Henry David Thoreau


Todos somos escultores y pintores, 
y nuestro material es nuestra propia carne, 
sangre y huesos.