MICROCUENTO


Erase una vez una diminuta semilla 
que brotó en tierras de penumbras
y llegó a tocar el cielo con los dedos.