EL CIELO PROTECTOR


Como no sabemos cuando vamos a morir, creemos que la vida es un pozo inagotable. 
Sin embargo todo sucede sólo un cierto número de veces. Y no demasiadas. 
¿En cuántas ocasiones te vendrá a la memoria aquella tarde de la infancia, 
una tarde que ha marcado el resto de tu existencia?
 Una tarde tan importante que ni siquiera puedes concebir el resto de tu existencia sin ella. 
Quizá cuatro o cinco veces. Quizás ni siquiera eso. 
¿Y cuántas veces más contemplarás la luna llena? 
Quizás veinte. 
Y sin embargo, todo parece ilimitado.