Invitados Responsables


Eres invitado en este planeta y,como tal,se espera de ti que lo dejes como lo encontraste o,
en todo caso,en mejores condiciones.
Eres responsable de cuidar a todas las demás formas de vida que no pueden hablar ni valerse por si mismas.
Eres responsable de las promesas que haces,los acuerdos que aceptas y los resultados de tus acciones,
y deberás asumir las consecuencias de todo ello en tu evolución eterna.
La evolución espiritual no empieza ni termina.No es como un grifo que se abre y se cierra.
Cuando una persona muere,solo se produce una interrupción de las actividades importantes
mientras el alma abandona su efímero recipiente.
De hecho,es imposible matar a alguien.
El hombre es un ser eterno,aunque la muerte paralice toda forma de manifestación física.
Deberás asumir las consecuencias de tu falta de consideración, así como de todo el dolor y el sufrimiento que puedas haber infligido a otros,y la influencia negativa que,indirectamente,ejerces sobre las terceras personas que rodean a las victimas de tus agresiones.
La persona que muere no guarda rencor ni sentimientos negativos.
Es la sociedad la que lo hace.
Para poder contribuir a equilibrar la balanza,debes hacerte responsable de cuanto dices y haces.
Debes aprender a honrar y atesorar la vida,amén de ayudar a conservarla.
Eres responsable de tu cuerpo.Se trata de un regalo que has tomado prestado a los elementos;
con tu conciencia,has ayudado a darle forma y le has imbuido vida.Descuidarlo o abusar de él
revela una actitud irresponsable.
Cada persona asume la responsabilidad de sus actos sexuales.
Deberás rendir cuentas por la forma en que has guiado el alma de un niño tras haberlo concebido,por cómo has protegido su cuerpo,por haberle dado o no un modelo emocional positivo.
Este principio es inseparable del de la creatividad.
Eres responsable,en fin,de lo que crees y compartes con el resto del mundo,de salvaguardar el bienestar de otros y de perjudicar la vida,
Marlo Morgan