Familia



Según se sabe en el África negra y en la América indígena, 
tu familia es tu aldea completa, con todos sus vivos y sus muertos.
Y tu parentela no termina en los humanos.
Tu familia también te habla en la crepitación del fuego,
 en el rumor del agua que corre, en la respiración del bosque, en las voces del viento,
en la furia del trueno, en la lluvia que te besa y en el canterío de los pájaros que saludan tus pasos.
Eduardo Galeano
 Los Hijos de los Días