El Fuego de La Ternura


Mes a mes las cosas están perdiendo su dureza, 
incluso mi cuerpo ahora deja pasar la luz, 
mi columna vertebral es suave como la cera,
cercana a  la llama de la vela.
Virginia Woolf