Marisol Sanchez Gómez: El Encuentro



Mentimos con nuestras palabras y con nuestros cuerpos. En muchos casos hemos mentido de manera inconsciente, sin cálculo; en otros, para sobrevivir en un mundo que nos es hostil; en otros, simplemente para manipular, o para agradar, o para encontrar un otro acogedor, o por miedo a perder el control sobre el otro o sobre una situación dada, y por la vulnerabilidad que todo ello produce. Pero la mentira fomenta la soledad y el autoengaño; perjudica a nuestras hijos, que aprenderán muy pronto que la manipulación puede ser un excelente mecanismo de poder y control sobre aquellos que nos rodean; nos priva de una importante parte de nosotros mismos, nos hace perder la fe en nosotros. 

Como dice Adrienne Rich:

"Una relación humana honorable - es decir, aquella en la que dos personas tienen el derecho a usar la palabra "amor" - es un proceso delicado, violento, a menudo aterrador para las personas involucradas, un proceso de perfeccionamiento de las verdades que se dicen unos a otros .

Es importante hacer esto porque rompe el autoengaño y el aislamiento humano.

Es importante hacer esto porque, al hacerlo, hacemos justicia a nuestra propia complejidad".

Así, la verdad (la honesta verdad de cada uno de nosotros, múltiple pero sólida) se constituye en instrumento esencial para vencer la amnesia, para establecer el encuentro.
http://obstinados.wordpress.com