John Welwood


Olvídate de la iluminación. 
 Siéntate donde quiera que estés 
 y escucha el viento que canta en tus venas.

2 comentarios:

  1. Nada más, y nada menos. Qué bello, Gea.

    ResponderEliminar
  2. Aveces nos perdemos en la idea y olvidamos la experiencia :))).Gracias Alfredo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.