John Welwood


Olvídate de la iluminación. 
 Siéntate donde quiera que estés 
 y escucha el viento que canta en tus venas.