KABIR


Cuando los ojos y los oídos están abiertos, 
incluso las hojas de los árboles 
enseñan como las páginas de las escrituras.