Por favor,
ahora que empieza el buen tiempo 
y a todos nos apetece ir a zonas naturales,
no nos olvidemos de dejar los teléfonos móviles en casa
o apagarlos. 
Nadie nos va a dejar de querer por no contestar a una llamada
y tenemos el tam tam del corazón que nunca falla.
Utilicemos con conciencia nuestros juguetitos
porque como desaparezcan las abejas
nos vamos a tener que comer unos a otros
y no va a quedar nadie a quien llamar.
Las abejas que son muy laboriosas y generosas
nos lo agradecerán con rica miel 
y polinizando nuestra flora.
Gracias
Gea

IMAGINACIÓN ACTIVA



Discutamos acerca del órgano que usamos para percibir las cosas de los mundos interiores, un órgano que dijimos que se ha atrofiado en la mayoría de la gente. Puede funcionar directamente como una facultad y órgano de conocimiento tan real como los órganos de percepción. Es una imaginación arquetipal.

Podemos llamarlo la imaginación activa, pero tenemos que recordar que queremos decir algo muy diferente de la fantasía, o de la interpretación usual de "imaginación".

Con frecuencia creemos que lo que percibimos con nuestros cinco sentidos es la realidad. Que esto es errado puede demostrarse por el hecho de las cosas parecen muy diferentes cuando estamos de mal humor, cuando estamos enfermos o especialmente cuando estamos enamorados. Pensad en ejemplos de cada uno de estos casos en vuestra vida, y cómo parecía cambiar el mundo porque estabais en un punto de vista diferente.

¿Es posible que podamos trabajar conscientemente con este punto de vista? En verdad, esto es lo que hacen los psicólogos para ayudar a gente que se ha quedado atrapada en una perspectiva particularmente dañina. Lo que acaso no nos damos cuenta es que incluso una perspectiva "saludable" puede haberse configurado por la sociedad y el propio pasado. Es posible alterar dramáticamente la propia perspectiva más allá de lo "normal" y todavía funcionar de un modo saludable, e incluso más saludable.

De modo que podemos alterar nuestra percepción de lo que pensamos que es la realidad, y acaso expandirla más. Podemos también percibir los niveles ocultos más profundos, por detrás de lo que vemos con nuestros sentidos usuales. Hacemos eso a medida que nos volvemos deseosos de entregar nuestros conceptos de realidad preconcebidos, endurecidos, a cambio de las dispensaciones de significado fresco y genuino que están disponibles.

La asignación de significado a las cosas ocurre de hecho todo el tiempo, sin embargo. Es como el proceso de leer, que asigna imágenes y significado a las marcas de tinta sobre el papel. Tenemos experiencias a causa de los significados y agrupamientos de significados asociados con palabras en las narraciones y libros. También dependemos de nuestra capacidad de penetrar la superficie y hacer que avance la realidad más profunda siempre que conversamos con alguien o incluso cuando disfrutamos de una buena comida. Esto ocurre porque quien percibe todas las cosas es de hecho el alma misma.

Pero esta capacidad de hallar significado es sólo el primer paso. La imaginación nos abre a todo un mundo: el mundo del alma.

La imaginación:
. desvela niveles ocultos
. irrumpe a través de lo "real"
. contiene el significado
. es el lugar donde la gente se encuentra.
. perdura más allá del cuerpo físico.
. se "espesa" o deviene multifacética o "de muchos ojos".
. puede devenir imaginatio vera -la imaginación de lo Divino.

Una propiedad de la imaginación es también transmutar los datos sensoriales, resolviéndolos en la pureza del mundo sutil, a fin de restaurarlos como símbolos a ser descifrados, estando impresa "la clave" en alma misma. Una percepción de este tipo es equivalente a una "desmaterialización", "variar los datos físicos impresos en los sentidos en un espejo puro, una transparencia espiritual; así la Tierra con sus cosas y seres es elevada a la incandescencia, a un estado diáfano, que permite que la aparición de sus estados sutiles penetre en la intuición visionaria" (De "Cuerpo Espiritual, Tierra Celeste" de Henry Corbin)

Despeja la realidad oculta. La imaginación capta objetos no en la objetividad sino como un signo, una intimación que finalmente es la anunciación del alma a sí misma.

Os dejo con mi mejor intento hasta ahora de resumir el proceso de recuperar nuestra multidimensionalidad, que es nuestro cuerpo de resurrección:

Tenemos dentro nuestro un poder de configurar y conferir realidad.

Incluso podemos permitir que una realidad se refleje en otra realidad.

También podemos imbuir una realidad con una cierta emoción o un aura general.

Diferentes combinaciones de lo de arriba produce una percepción del movimiento a través del tiempo y el espacio.

Automáticamente adoptamos la manera de configurar que se nos ha enseñado, pero a veces aprendemos a rehacer completamente, a deshacer, a enseñarnos a nosotros mismos el proceso.

Podemos recogernos en el nivel de arquetipo, recordar una existencia en el reino donde el ser está "en suspensión" o no reflejado en nada sino en sí mismo.

El modo en que percibimos usualmente aísla un "marco", como una instantánea, de ser y extrae los elementos individuales del campo esencial hacia uno de tiempo-espacio. Así, experimento un gato o una silla. Es posible devolver el "marco" o la instantánea a su esencial cualidad de ser. Así el gato que hemos aislado regresa a su estado esencial "en suspensión". La parte que había sido aislada existe ahora como un elemento libre en una serie que incluye múltiples dimensiones. De modo que es reconectado con todas las series de las cuales es un elemento.Ahora es en su condición real, no urdido dentro de nuestra percepción personal particular que era, como la llamaban los antiguos sufíes, un "accidente", donde un "marco" al azar es aislado y extraído de su serie.

Imaginad la imagen de una planta reflejada en un espejo. Si analizamos el material de esa imagen, sería de la sustancia del espejo -no realmente ella misma. Pero podemos convencernos de que la imagen era real.
Todo lo que percibimos es actualmente como una imagen reflejada sobre una superficie que hemos creado. Es posible liberar la imagen de la superficie de modo que devenga lo que realmente es: un elemento de muchas series en múltiples dimensiones.

Si podemos hacer esto con nosotros "mismos", seremos devueltos a la condición en la cual somos eternamente renovados, en unidad y en amor.Ravani Rah Weiner
http://jungmundoimaginal.blogspot.com.es




Los árboles han sido siempre para mí los predicadores más eficaces. Los respeto cuando viven entre pueblos y familias, en bosques y florestas. Y todavía los respeto más cuando están aislados. Son los solitarios. No como ermitaños, que se han aislado a causa de alguna debilidad, sino como hombres grandes en su soledad, como Beethoven y Nietzsche. En sus copas susurra el mundo, sus raíces descansan en lo infinito; pero no se pierden en él, sino que persiguen con toda la fuerza de su existencia una sola cosa: cumplir su propia ley, que reside en ellos, desarrollar su propia forma, representarse a sí mismos. Nada hay más ejemplar y más santo que un árbol hermoso y fuerte. Cuando se ha talado un árbol y éste muestra al mundo su herida mortal, en la clara circunferencia de su cepa y monumento puede leerse toda su historia: en los surcos y deformaciones están escritos con fidelidad todo el sufrimiento, toda la lucha, todas las enfermedades, toda la dicha y prosperidad, los años flacos y los años frondosos, los ataques superados y las tormentas sobrevividas. Y cualquier campesino joven sabe que la madera más dura y noble tiene los cercos más estrechos, que en lo alto de las montañas y en peligro constante crecen los troncos más fuertes, ejemplares e indestructibles. Los árboles son santuarios. Quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharles, aprende la verdad. No predican doctrinas y recetas, predican, indiferentes al detalle, la ley primitiva de la vida. Un árbol dice: en mí se oculta un núcleo, una chispa, un pensamiento, soy la vida de la vida eterna. Es única la tentativa y la creación que ha osado en mi la Madre eterna, única es mi forma y únicas las betas de mi piel, único el juego más insignificante de las hojas de mi copa y la más pequeña cicatriz de mi corteza. Mi misión es dar forma y presentar lo eterno en mis marcas singulares. Un árbol dice: mi fuerza es la confianza. No sé nada de mis padres, no sé nada de los miles de retoños que todos los años provienen de mí. Vivo, hasta el fin, el secreto de mi semilla, no tengo otra preocupación. Confío en que Dios está en mí. Confío en que mi tarea es sagrada. Y vivo de esta confianza. Cuando estamos tristes y apenas podemos soportar la vida, un árbol puede hablarnos así: ¡Estate quieto! ¡Estate quieto! ¡Contémplame! La vida no es fácil, la vida no es difícil. Estos son pensamientos infantiles. Deja que Dios hable dentro de tí y enseguida enmudecerán. Estás triste porque tu camino te aparta de la madre y de la patria. Pero cada paso y cada día te acerca más a la madre. La patria no está aquí ni allá. La patria está en tu interior, o en ninguna parte. El ansia de vagabundear me acelera el corazón cuando oigo al atardecer el susurro de los árboles. Si se escucha durante largo rato y con la quietud suficiente, se aprende también la esencia y el sentido de esta necesidad del caminante. No es, como parece, una huida del sufrimiento. Es nostalgia de la patria, del recuerdo de la madre, de nuevas parábolas de la vida. Conduce al hogar. Todos los caminos conducen al hogar, cada paso es un nacimiento, cada paso es una muerte, cada tumba es una madre. Esto susurra el árbol al atardecer, cuando tenemos miedo de nuestros propios pensamientos infantiles. Los árboles tienen pensamientos dilatados, prolijos y serenos, así como una vida más larga que la nuestra. son más sabios que nosotros, mientras no les escuchamos. Pero cuando aprendemos a escuchar a los árboles, la brevedad, la rapidez y el apresuramiento infantil de nuestros pensamientos adquieren una alegría sin precedentes. Quien ha aprendido a escuchar a los árboles, ya no desea ser árbol. No desea ser más que lo que es. Esto es Patria. Esto es la felicidad.Herman Hesse


Todo el que se ha alejado de su origen,
anhela el instante de la unión.
Rumi

Creo que la imaginación es más fuerte que el conocimiento. 
El mito es más potente que la historia. 
Que los sueños son más poderosos que los hechos. 
Que la esperanza siempre triunfa sobre la experiencia. 
La risa es la única cura para el dolor. 
Y yo creo que el amor es más fuerte que la muerte.
Robert Fulghum


Ya no voy a mutilarme ni a destruirme a mi mismo
con el fin de encontrar un secreto detrás de las ruinas.
Herman Hesse